Chile hacia una nueva democracia: No habrá nuevo pacto social sin nueva constitución

chevron

Chile enfrenta la crisis más importante desde el retorno a la democracia. Nuestro régimen político y las reglas del sistema económico, han fracasado en generar condiciones de prosperidad para todos los sectores de la población. Los niveles de desigualdad e ineficacia de las instituciones para corregirlas, se han vuelto insoportables para los ciudadanos, llegado a un punto de no retorno. Los chilenos se han expresado fuerte y claro en manifestaciones sin precedentes en todo el país: no consideran legítimas las actuales reglas del juego, porque no han sido justas ni en su aplicación ni en sus resultados; quieren un cambio sistémico. Todos los sectores políticos han fallado y se han alejado del sentir de los ciudadanos. Reconocer esta falla es el comienzo de la salida a la crisis.

El Gobierno ha respondido en forma negligente a las manifestaciones con el uso irracional de las policías y las Fuerzas Armadas, agravando la pérdida de confianza que pesa sobre ellas y que tanto costó recobrar tras el fin de la dictadura. Pero, por sobre todo, vulnerando derechos y causando heridos e incluso muertes. Las medidas paliativas que ha propuesto el presidente, si bien son relativamente útiles para disminuir la presión popular, buscan principalmente volver al status quo económico y político, que mantenga intactas las fórmulas bajo las cuales se concibió el Chile de los años 1990. Las condiciones han cambiado a nivel mundial, y nuestra democracia se ha quedado estancada. Reformar el régimen político, el rol del Estado y las reglas del juego económico son hoy una cuestión de sobrevivencia de nuestra sociedad frente a las transformaciones en el mundo del trabajo, la cultura, la ciencia y los problemas que representa el cambio climático.

La Fundación Chile21 insta al presidente de la República, a las fuerzas políticas y a toda la sociedad civil a poner sus esfuerzos en retomar el proceso constituyente y poner en marcha una reforma profunda a nuestra democracia. Las circunstancias históricas lo ameritan y quienes no estén a la altura, serán los responsables del comienzo del fin de la democracia chilena en esta era. Ponemos a disposición toda nuestras capacidades y recursos en pos de alcanzar los acuerdos necesarios para un proceso constituyente transparente, democrático y ampliamente inclusivo. No existirá un nuevo pacto social sin una nueva constitución.

#HaciaUnaNuevaDemocracia

Las/os trabajadoras/es, directoras/es de área y directorio de la Fundación Chile 21.