Propuesta de protocolo para desescalar violencia en el contexto del plebiscito

chevron

Contempla mesas de coordinación multisectoriales hasta el uso de indumentaria diferente para la policía.

Hoy la Fundación Chile 21 comenzó a socializar su propuesta de protocolo para prevenir y desescalar eventuales incidentes de orden público que se pudieran producir en el contexto del plebiscito constitucional. ‘El objetivo es entregar herramientas y sugerencias para desescalar los conflictos, pero no resuelve los posibles problemas de violencia y conflictividad que puedan ocurrir no solo en el contexto de un plebiscito’ aclara Eduardo Vergara, director Ejecutivo de la corporación.

Si bien expresa su confianza de que ‘el proceso contará con un ambiente de tranquilidad y de paz, tenemos que estar preparados para que la forma en que el gobierno enfrente la posible conflictividad sea bajo una lógica de desescalar los conflictos y no de escalarlos, como hemos visto tras el estallido social’.

En lo concreto, plantean acciones para el antes, durante y después del referéndum. Entre ellas, crear una mesa de coordinación nacional con los principales actores sociales, sanitarios y políticos, policías, Fuerzas Armadas, Gobierno y el Instituto Nacional de DD.HH., instancia que debería replicarse a nivel local.

Se sugiere que Carabineros designe a un jefe de servicio a nivel nacional y para cada uno de los eventos locales tal como se hizo para la marcha feminista del 8 de Marzo, y tal como se hace para los eventos del fútbol profesional. Proponen un trabajo de identificación ‘de los sectores críticos a nivel comunal en conjunto con los alcaldes, organizaciones sociales y policías, a fin de detectar lugares donde se puedan producir enfrentamientos entre manifestantes del Apruebo, el Rechazo u otras opciones’.

Y en los lugares en que históricamente hay enfrentamientos con Carabineros, dice, ‘se debe evitar la presencia policial y establecer un trabajo de comunicación activa entre Carabineros y la organizaciones sociales territoriales para construir confianzas para denunciar hechos que sean perjudiciales para el normal desarrollo del plebiscito’.

Durante las manifestaciones, agrega, ‘se debería contar con una policía que no vista para la guerra, si no para el diálogo. Proponemos un cambio en la indumentaria de Carabineros, así como en la disposición visual de sus medios, en la línea de un tono adecuado que no genere fricciones innecesarias. Estos deben estar fuera del alcance visual de los manifestantes’.